El cantante de rap Morad ha llegado a un acuerdo en el tribunal de la sección sexta de la Audiencia de Barcelona, aceptando una condena de dos años de prisión por animar a una multitud a lanzar piedras a la policía durante la grabación de un video musical en L’Hospitalet de Llobregat, Barcelona, en agosto de 2021. El acuerdo implica seis meses de cárcel por incitar a desórdenes públicos y un año y seis meses por atentado con uso de instrumento peligroso.

Inicialmente, el ministerio público solicitaba siete años de prisión, pero tras el acuerdo, la condena se suspende condicionada a dos años sin delinquir y al pago de una multa de 900 euros. El tribunal ha reconocido una atenuante muy cualificada de reparación del daño, ya que Morad consignó los 2.041 euros que Fiscalía le pedía como indemnización.

Según la acusación de la Fiscalía, la grabación del video musical en la vía pública con el uso de un dron sin permiso provocó una gran conmoción, lo que llevó a la Guardia Urbana a intervenir. La multitud congregada comenzó a increpar a los agentes y a lanzarles huevos y piedras. Morad, ante las indicaciones de los agentes de que no tenía los permisos necesarios, ignoró las advertencias y mostró una actitud hostil y obstruccionista.

La Fiscalía sostiene que Morad instigó a la multitud a lanzar objetos, profiriendo insultos y expresiones desafiantes como «la calle es nuestra» y «no pintáis nada aquí». Los daños ocasionados a los vehículos policiales se estimaron en 2.041 euros.

El abogado de Morad ha declarado que el cantante quiere dejar atrás los problemas y que aceptaron el acuerdo de la Fiscalía porque era un buen acuerdo.